Tras la celebración solemne de la Festividad de Ntra. Sra. de los Dolores, Patrona de la Santa Escuela de Cristo en la Ciudad de Orduña, los Hermanos y Hermanas de ésta se reúnen en el Oratorio para la Lectura de Cargos de la próxima Semana Santa. Antes de la misma se da lectura al texto de La Cancela. Está escrita por el Hermano Obediencia (Sacerdote que preside la Escuela) y será colocada en la cancela de la entrada/salida del Oratorio para que todos, antes de salir en cada procesión, meditemos durante la misma sobre lo que en ella se dispone.

            Este año no se ha podido celebrar toda la ceremonia, pero se ha dado lectura a La Cancela, desde el presbiterio del Altar Mayor, al final de la Misa de Comunión. Como el año pasado, en este período sin procesiones, su lectura atenta y meditación sobre ella, nos puede hacer mucho bien.

 

BENDITA Y ALABADA SEA LA PASIÓN, MUERTE

      Y RESURRECCIÓN DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO

      Y LOS DOLORES DE SU SANTÍSIMA MADRE

********

Santa Escuela de Cristo en la Ciudad de Orduña

 

HERMANOS y HERMANAS DE LA SANTA ESCUELA DE CRISTO:

 

En Orduña percibimos el deseo profundo de vivir la Semana Santa con serena normalidad. Por tercer año consecutivo la pandemia lo obstaculiza. Así y todo, los cristianos seguimos a “Cristo pobre, humilde y cargado con la cruz, a fin de merecer ser hechos partícipes de su gloria”. (Lumen Gentium 41)

Algunos se darían por satisfechos con ver salir las procesiones. Su curiosidad quedaría recompensada con el recuento de los pasos, sones y atuendos procesionales, y mostrarían caras de admiración.

Quien viste hábito penitencial, en cambio, lo hace unido a Cristo, que padece con aquellos que se encuentran oprimidos por la pobreza, la enfermedad o que sufren persecución por causa de la justicia. El Señor los proclamó bienaventurados.

Hoy no es fácil llevar el paso. La vorágine de la guerra, el trasiego de millones de refugiados, el destrozo infligido a los menores abusados por personas consagradas, la desbocada codicia del mercado energético, nos desconciertan fuertemente. No hay hombro, varal, ni horquilla que aguante ese peso. Solo unos corazones bien insertados en el de Cristo, pueden sobrellevar con bien esa losa.

La cruz interpela. Ni odio, ni sed de venganza, solo enseña generosidad hasta el final. En la cruz Cristo nos ama. Ese es el mejor regalo, nuestro verdadero motor y estímulo para “procesionar” o caminar hacia adelante entre las dificultades de cada día. No queremos ser turistas en nuestra propia casa. Queremos vivir en plenitud nuestras convicciones cristianas.

Es deber de la Iglesia el anunciar la cruz de Cristo como signo del amor universal de Dios y como fuente de toda gracia. Así, los discípulos de Cristo contribuimos al bien, a la unidad y a la paz de la familia humana.

 

En Orduña a 8 de abril de 2022, Viernes de Dolores.

 

El Indigno Obediencia.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar