NOTA PREVIA A LA NOVENA 2021.

Bienvenidos al Santuario de la Virgen de la Antigua, Reina y Patrona de la ciudad de Orduña, y referente religioso para todo el contorno. Con el formato habitual de la novena, acogemos las indicaciones del Papa Francisco para celebrar el año de San José, en el 150 aniversario de su proclamación como Patrono de la Iglesia Universal y a retomar las enseñanzas del Sínodo sobre la Familia, recogidas en el documento AMORIS LAETITIA, LA ALEGRÍA DEL AMOR, a los 5 años de su publicación.

A lo largo de la novena rezaremos por todas las familias, recordando sus diferentes retos por franjas de edad.

 

1.- CANTO DE ENTRADA:

Regina caeli laetare, Alleluia, / Quia quem meruisti portare, Alleluia,

Resurrexit sicut dixit, Alleluia. / Ora pro nobis Deum. Alleluia.

 

2.- ORACIÓN PARA TODOS LOS DÍAS

TODOS: Te saludamos, Virgen Santa de la Antigua y te veneramos como Madre de Dios y Madre de los hombres.

UNO: Tu advocación de “La Antigua” nos recuerda que la actual Ciudad de Orduña, tuvo otro emplazamiento anterior, en los alrededores del viejo templo en el que nuestros antepasados te rezaban, poniendo en Ti su confianza, como Madre Amada de La Antigua. Llenos de piedad se postraban delante de esta misma imagen tuya, que nosotros contemplamos con fe y devoción.

TODOS: Unidos a nuestros mayores, venimos a tu presencia para felicitarte, porque has sido escogida por Dios con amor y porque Tú respondiste con fidelidad total.

UNO: Y venimos para rogarte que intercedas por nosotros, convencidos de que tu oración es valiosa para alcanzar los favores espirituales y corporales de la bondad tu Hijo, nuestro Señor. Que vive y reina por los siglos de los siglos. Amén.

 

3.- INTENCIÓN PARA EL OCTAVO DÍA: Pidamos a nuestra Madre la Virgen de la Antigua su intercesión por todos los difuntos de nuestras familias.

 

4.- REZO DEL SANTO ROSARIO.

Al término de los 5 misterios del Rosario y antes de las Letanías, se canta tres veces:

“QUE ERES MADRE DEL AMOR

TODO EL MUNDO LO TESTIGUA,

MADRE AMADA DE LA ANTIGUA

NO NOS NIEGUES TU FAVOR.”

a cada cántico le sigue un Avemaría.

 

Letanías.

 

5.- ORACIÓN – MEDITACIÓN para el día octavo

Madre de la Antigua, traemos ante ti nuestra intención de rezar por los difuntos de nuestras familias. Te contemplamos en el misterio de tu Asunción gloriosa a los cielos, pues en ti Dios ha revelado por completo su fuerza salvadora.

La muerte existe, no se puede esconder. Guerra, hambre y peste han cambiado por cáncer, carretera y corazón como motivos frecuentes de muerte. Predecible o inesperada siempre es dolorosa. Muchos la viven con angustia; no entienden que haya que morir; temen desaparecer en la nada y perderse en la inmensidad del universo.

Hay diversidad de muertes, que no hace distingos por edad, sexo, raza, condición social, credo o ideología. Cada difunto es distinto en razón de las circunstancias familiares que deja; son diferentes los modos de vivir y acoger el dolor por la muerte de otros e igualmente son múltiples las maneras de asumir la propia muerte y prepararse para ella.

La muerte y resurrección de Cristo enmarcan toda la propuesta cristiana. El único motivo válido y suficiente para ser cristiano es que Cristo vive hoy, pues “verdaderamente ha resucitado y se ha aparecido a Simón.” (Lc 24,34) A partir de aquí afirmamos nuestra fe en el Dios vivo, que acoge y ofrece vida eterna a los difuntos, incluso para los no creyentes, pues, por su infinito amor, Dios acoge en el paraíso a todos, y ya no habrá luto, ni dolor, ni llanto, sino paz y gozo.

Ante la muerte de los seres queridos buscamos silencio, recogimiento, paz, compasión, perdón, gratitud, sobriedad, pues somos conocedores de nuestra fragilidad humana, pero tocados por inmortalidad, y deseosos del encuentro con Dios.

Vivimos comunitariamente la despedida de cada hermano difunto, y procuramos la sintonía con los que lloran su pérdida, urgidos por una comunión y fraternidad mucho mayor. Nos consuela creer que los difuntos están en manos de la misericordia de Dios.

La celebración de la Muerte y Resurrección de Cristo tuvo un tiempo en que fue algo original, novedoso, interpelante. En el siglo XXI apostamos por la sobriedad y dignidad de los funerales cristianos porque confiamos que Dios Padre nos ama a cada uno con un amor sin fronteras y sin diferencias.

María, humilde nazarena entre las mujeres de tu tiempo, por la muerte y resurrección de tu hijo te has convertido para el mundo en primicia y garantía de lo que hemos de ser; eres signo de esperanza, y de consuelo para el pueblo de Dios que peregrina, hasta el momento en que llegue el día del Señor. La Iglesia mira a María y aspira a esa salvación integral que Cristo ha prometido y realizado. En la Asunción entrevemos la fiesta del destino humano.

Virgen de la Antigua, Madre del amor, a ti encomendamos la salvación de nuestros difuntos. Nuestra ciudad pone en ti su esperanza. Tú eres el prototipo acabado para todo creyente. Robustece la debilidad de nuestra fe. Ayúdanos a dar testimonio de nuestra esperanza, a rezar por los difuntos y sus familiares, a preparar el tramo final de nuestra vida, acudiendo a tu esposo San José, patrono de la buena muerte. AMEN.

 

6.- CANTO DEL OCTAVO DÍA, de Pedro Fernández de Aguirre – T.Guillín

TU ERES DE ORDUÑA RICO TESORO,

LA SANTA IMAGEN QUE VENERAMOS

LA TIERNA MADRE QUE TANTO AMAMOS,

FELIZ REFUGIO DEL PECADOR.

 

Escucha al pueblo que te consagra

de sus hogares la fe sincera,

con cuánto vale la vida entera,

con cuánto vale todo su amor.

 

7.- ORACIÓN CONCLUSIVA

Santa María: sabemos que a todos los que acuden a Ti en sus necesidades y peligros, Tú les atiendes como Madre, los libras y siempre los socorres. Animados por tu gran bondad, también nosotros llegamos a tu presencia. Tú ves mejor que nosotros los peligros espirituales que nos acechan y las dificultades materiales en que estamos envueltos. Ayúdanos siempre y danos fortaleza para seguir con fidelidad a tu Hijo Jesús. Que vive y reina por los siglos de los siglos. Amén.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar