1.- CANTO DE ENTRADA:

DE LA ANTIGUA LA VIRGEN CANTEMOS

LA MAS DULCE PLEGARIA DE AMOR,

Y A SUS PLANTAS BENDITAS VAYAMOS:

NUESTRA MADRE ES LA MADRE DE DIOS.

 

A LA ANTIGUA FERVIENTES DEVOTOS

A SU TRONO DE GRACIA SUBID.

LOS LATIDOS DEL ALMA NOS DICEN

QUE LA MADRE DE DIOS SE HALLA AQUI.

 

2.- ORACIÓN PARA TODOS LOS DÍAS

TODOS: Te saludamos, Virgen Santa de la Antigua y te veneramos como Madre de Dios y Madre de los hombres.

UNO: Tu advocación de «La Antigua» nos recuerda que la Ciudad de Orduña estuvo localizada, desde tiempos remotos, en los alrededores del viejo templo en el que ya nuestros antepasados te rezaban y ponían en Ti su confianza, como Madre Amada de La Antigua. Con devoción se postraban delante de esta misma imagen tuya, coronada jubilosamente y que ahora, como cada año, queremos rememorar con cariño e ilusión.

TODOS: Unidos a nuestros mayores, venimos a tu presencia para felicitarte, porque has sido escogida por Dios con amor y porque Tú respondiste con fidelidad total.

UNO: Y venimos para rogarte que intercedas por nosotros, convencidos de que tu oración es valiosa para alcanzar los favores espirituales y corporales de la bondad de tu Hijo nuestro Señor. Que vive y reina por los

siglos de los siglos. Amén.

 

3.- INTENCIÓN PARA EL OCTAVO DÍA: POR LA COMUNIDAD CRISTIANA VINCULADA A LA VIRGEN DE LA ANTIGUA.

 

4.- REZO DEL SANTO ROSARIO.

 

Al término de los 5 misterios del Rosario y antes de las Letanías, se canta tres veces:

 

«QUE ERES MADRE DEL AMOR

TODO EL MUNDO LO ATESTIGUA,

MADRE AMADA DE LA ANTIGUA

NO NOS NIEGUES TU FAVOR.»

 

a cada cántico le sigue un Avemaría.

 

Letanías.

 

5.- ORACIÓN – MEDITACIÓN PARA EL DÍA OCTAVO

En todos los documentos del Santuario de la Antigua se hace referencia explícita a hombres y mujeres que se sienten ligados a la Virgen de la Antigua. Los nombres de las autoridades religiosas y civiles y de los artífices de los elementos visibles están recogidos puntualmente. La aportación de personas anónimas ha sido y seguirá siendo fundamental. Ellos son ese pueblo fiel, que a lo largo de los siglos han rezado con confianza a la Virgen y han sabido vivir con cariño bajo su protección.

Madre de la Antigua, hoy nuestra comunidad cristiana quiere tener a tu Hijo Jesús como maestro y hacer vida sus enseñanzas. Todos estamos llamados a ser sus discípulos y a proseguir su misión. Vamos descubriendo que Jesús es la vida y que seguirle nos aporta vida y nos conduce a la Vida, pues nos contagia el amor de Dios. Debemos “dejar que los demás nos evangelicen constantemente” (Papa Francisco. EG 121), para dejarnos modelar y configurar por Cristo.

Sabemos que la situación de nuestra comunidad cristiana no es boyante. Desde dentro, sin embargo, percibimos mucha vida y mucha fe y el deseo fundamental de mantenerse en lealtad al Evangelio, en comunión con todas las comunidades cristianas y bien dispuesta a continuar la misión de la Iglesia, especialmente en Orduña y su entorno.

Dios nos ha dado a todos talentos, que debemos sacar a la luz y hacerlos fructificar. Los talentos individuales, si no se unen y articulan con los talentos de los demás miembros de la comunidad y del vecindario, no dan el fruto que el Reino de Dios requiere. La vitalidad misionera no se desarrolla en el individualismo. “Tener fe es apoyarse en la fe de tus hermanos, y que tu fe sirva igualmente de apoyo para la de otros”. (Benedicto XVI, Homilia JMJ, Madrid, 2011)

Madre de la Antigua, con tu intercesión, favorece que los cristianos actuales logremos ese punto de audacia capaz de concebir y llevar a cabo una vida comunitaria gozosa, corresponsable, agradecida, sin temor a la dificultad del seguimiento al Señor que nos dice: «No tentáis miedo» (Mc 6,5); «No os inquietéis. Confiad en Dios y confiad en mí» (Jn 14,1); «Yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo» (Mt 28,20); «Recibid el Espíritu Santo» (Jn 20, 22).

Sabemos que la vida pastoral de una comunidad no se mide solamente por el número de sus participantes o la unanimidad de respuesta a las convocatorias propias. Otras organizaciones así lo hacen para hacer ver su fortaleza. El vigor de la fe no está en el escaparate, ni en el micrófono, sino en la vida de cada día tejida de coherencia, gozo, libertad de espíritu, de confianza en Dios y en los hermanos; en la oración y en la tarea compartida por construir un mundo más fraterno y solidario; y todo ello con paciencia, sin sacar las cosas de quicio.

Podemos afinar el silencio antes de la celebración, y el ritmo del sacramento de la reconciliación, pero no es menos conveniente hablar del compromiso real en la tarea comunitaria, y del servicio concreto que podemos y debemos aportar al bien común. La credibilidad cristiana hoy necesita el testimonio en primera persona del cuidado y atención a pobres, marginados y sufrientes.

Madre de la Antigua, bajo tu amparo nos acogemos. Que brille entre nosotros la aurora de tu amor.

 

6.- CANTO DEL OCTAVO DÍA, de Pedro Fernández de Aguirre – T.Guillín

TU ERES DE ORDUÑA RICO TESORO,

LA SANTA IMAGEN QUE VENERAMOS

LA TIERNA MADRE QUE TANTO AMAMOS,

FELIZ REFUGIO DEL PECADOR. sin repetición

 

Escucha al pueblo que te consagra

de sus hogares la fe sincera,

con cuanto vale la vida entera,

con cuanto vale todo su amor. (bis)

 

7.- ORACIÓN CONCLUSIVA

Santa María: sabemos que a todos los que acudieron a Ti en sus necesidades y peligros, Tú les atendiste como Madre, les libraste siempre y les socorriste. Animados por tu gran bondad, también nosotros llegamos a tu presencia. Tú ves mejor que nosotros los peligros espirituales que nos acechan y las dificultades materiales en que estamos envueltos. Ayúdanos siempre y danos fortaleza para seguir con fidelidad a tu Hijo Jesús. Que vive y reina por los siglos de los siglos. Amén.

 

8.- CANTO FINAL:

MADRE DE TODOS LOS HOMBRES,

ENSÉÑANOS A DECIR: AMEN.

 

CUANDO LA NOCHE SE ACERCA,

Y SE OSCURECE LA FE.

 

CUANDO EL DOLOR NOS OPRIME,

Y LA ILUSIÓN YA NO BRILLA.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar