Ante la grave crisis que estamos viviendo y mientras dure ésta, la página Web creada y mantenida por la Santa Escuela de Cristo de Orduña, viene recogiendo las oraciones y meditaciones que nos pueden servir como plegaria y reflexión para los Hermanos y Hermanas de la misma.

Hoy, queremos junto a otros medios de comunicación, facilitar a los Hermanos y Hermanas y a todas las almas devotas de San Isidro, la celebración del día del santo patrono de las personas labradoras.

 

 

F E S T I V I D A D   D E   S.   I S I D R O   L A B R A D O R

 

ORACIÓN – MEDITACIÓN al Patrono de los labradores

 

En tus manos el rústico apero,

es emblema de paz y virtud,

pues con él, como humilde labriego,

de la Gloria acreedor fuiste tú.

 

Trabajando afanoso y callado,

en la vida imitaste a Jesús

y trazando los surcos de arado,

con paciencia abrazaste su Cruz.

 

            Así canta el sólo de tu Himno, San Isidro. Define perfectamente lo que es un Santo. Un hombre que fue para sus contemporáneos más que el “santo de la puerta de al lado” del que nos habla el Papa Francisco. Éste, no quedó como un santo anónimo, es de los pocos santos que “superan la clase media de la santidad”. Es de los que se canonizan y veneran en sus altares. Fuiste un gran santo porque “en la vida imitaste a Jesús” y “con paciencia abrazaste su Cruz”. Ese es el mejor ejemplo, también, para los cristianos de hoy. Utilizaste “el rústico apero”, como señala el profeta, en “emblema de paz y virtud”.

            El Papa nos recuerda que la verdadera sabiduría cristiana “no se debe desconectar de la misericordia hacia el prójimo”. Eso hacías tú mientras trabajando afanoso y callado, cumplías con el alimento del sacramento y la oración. Afanado como humilde labriego, cultivabas la tierra, para cuidar a la Tierra mejor. Querías transformar tu medio, para hacer más cristiano el entorno.

            Isidro, como sabes este año no hemos salido en procesión por Semana Santa. Tampoco nos has visto subir por Otxomaio al Santuario. Las circunstancias del COVID-19 han trastocado nuestra rutina. ¡Algunos dicen que en el aspecto espiritual nos puede venir hasta bien! Quizá lo digan, por ejemplo, porque llevábamos muchos años bajándote del altar, participando en la Eucaristía de la Parroquia y en la Procesión hacia los campos. ¡Bendición, y vuelta! Y al día siguiente otra vez al altar.

            Y no estaba mal, pero al no poder hacerlo este año, hay que cambiar e implorarte simplemente desde casa. La Misa, la vemos por los medios de comunicación, ¿pero la procesión? Quiero suplirla con este dialogo, entre plegaria, abstracción, rogativa…

Este año no se podrán sacar de la Escuela de Cristo los medios materiales para elevarte: andas, caballetes, horquillas… Los miembros de la Cofradía no podrán ornarte con las primicias de habas y cerezas. Tampoco tu señora, Santa María de la Cabeza, lucirá las preciosas calas. Pero seguro, que unos y otros, fieles todos, estaremos unidos por la oración y devoción por el matrimonio de santos, patrono de agricultores y ganaderos.

A vosotros nos encomendamos, para que presentéis al Señor nuestra ofrenda: cebolletas, patatas, zanahorias, lechugas… en esa gran fuente que todos los años llevaban hasta el altar. Tras la ofrenda, nuestras peticiones y necesidades de los agricultores y hortelanos, de todos tus devotos. Este año te pedimos un esfuerzo mayor, te solicitamos con esperanza a ti, a tu señora y también a nuestra madre María (la tenéis ahí en la hornacina del retablo en medio de los dos…) que intercedáis ante el Señor, para que cese esta pandemia, conceda el descanso eterno a los difuntos, por la salud de los enfermos y por todos los que están trabajando en la sociedad por mejorar este momento.

            Por todo ello, todos te cantamos a coro:

 

Oh glorioso Patrón San Isidro,

hoy nos tienes postrados aquí,

implorando tu ayuda y tu auxilio,

para un pueblo que tiene fe en ti.

 

Este pueblo, que fuera tu pueblo,

al que fiel tu supiste servir

y que guarda constante el recuerdo,

de quien vela y protege a Orduña, Ruzabal y Arrastaria.

 

(Himno, Adaptación)

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar