Ante la grave crisis que estamos viviendo y mientras dure ésta, la página Web creada y mantenida por la Santa Escuela de Cristo de Orduña, viene recogiendo las oraciones y meditaciones que nos pueden servir como plegaria y reflexión para los Hermanos y Hermanas de la misma.

Hoy, queremos junto a otros medios de comunicación, facilitar a los Hermanos y Hermanas y a todas las personas devotas de Nuestra Señora de la Antigua, Patrona de nuestra Ciudad, la celebración del día Otxomaio 2020.

 

 

F E S T I V I D A D   D E   Ntra. Sra. D E   L A   A N T I G U A

ORACIÓN – MEDITACIÓN a la Patrona de la Ciudad de Orduña

Que eres Madre del Amor, todo el mundo lo atestigua. Madre amada de la Antigua, no nos niegues tu favor. En este Otxomaio 2020, en el que no podemos salir de casa, no podemos subir la pendiente cuesta hasta tu Santuario, tampoco podemos peregrinar allí a la Eucaristía de tu Hijo ¡y eso que lleva semanas hablándonos del Pan de Vida!: «Mi carne es verdadera comida, y mi sangre es verdadera bebida». (Juan 6,52-59)

Pero Madre, no estamos desanimados por ello. Estamos contentos y alegres porque es Otxomaio. A estas primeras horas de la mañana, sin pasacalles ni cohetes, ansío que lleguen las once para poder participar en la Misa Solemne que han anunciado va a seguir habiendo como todos los años. ¡Que alegría que podamos seguir renovando el voto, una vez más, después de tantos siglos!

Ya me voy a ir preparando para esa hora y como dicen que quien canta, ora dos veces, voy a empezar con tu himno: Vayamos a la hermosa, dulcísima María, / la virgen de La Antigua, la madre del Señor; / los cielos y la tierra cantémosla a porfía / los cantos de la gloria, los himnos del amor. / Por Reina y Patrona los tuyos te aclaman, / tu imagen bendita venérase aquí, / los hijos de Orduña su Madre te llaman / y en voto de amores ofrécense a ti. / Virgen santa, virgen santa, / sólo a ti mi lengua canta / las plegarias del amor… / no me olvides, Madre mía, / que alabarte quiero un día / en la gloria del Señor.

Hace años, María, que ya no se celebra la temprana Misa de la Cofradía (…medallas, escapularios…); ya no hay múltiples Eucaristías como había antaño. Éste, no vamos a tener ni Misa de una. Pero, ¡gracias Madre!, seguro que Tú has intercedido ante el Padre, para que no deje de consagrase hoy en Tú santuario, el pan y el vino «Esto es mi cuerpo, que se entrega por vosotros… Este cáliz es la nueva alianza en mi sangre…». Por eso, hoy también en Tú templo: «…proclamáis la muerte del Señor, hasta que vuelva». (1Co 11, 23-26)

¡Gracias Madre! Porque alguien tuvo la idea de retransmitir la celebración por los Medios de Comunicación. ¡Tan criticados y denostados a veces! Pero lo salido de las manos del Padre no puede ser malo, hoy hacen un gran servicio a la ciudadanía de Orduña.

¡Gracias Madre! Porque nuestro Pastor en la sucesión apostólica, con generosidad, ¡poniéndose al frente! viene desde Vitoria con todo el equipo religioso y mediático para dar servicio a los feligreses de su diócesis. Servicio que viene prestando también nuestro Cura ocupándose, antes y durante el confinamiento del cuidado, instrucción y doctrina espiritual de la feligresía. A través de ellos podemos rendirte pleitesía y unirnos en el recuerdo de tus favores.

¡Gracias Madre! por todo ello. También por el sacrificio de permanecer en nuestro hogar, de no ver pasar a la Corporación Municipal con el pendón y los chuzos de la representación de Ruzabal, los tixtularis no tocarán Día de banco… La pena de no tener al Coro Parroquial, ni a la Sociedad Coral de Orduña, ni quizá tantos sacerdotes concelebrando, o pensar en si habrá Agur Jaunak para saludar la presencia de Tu Hijo inmolado… Y sobre todo el sacrificio de no poder comulgar sacramentalmente, ¡Gracias por ayudarnos a hacerlo espiritualmente unidos a Ti!

Espiritualmente también, haremos ante tu imagen, desde la pantalla, la despedida de la novena como cantábamos ayer: Adiós, Maria, Reina del Cielo, / la de la Antigua, Madre amorosa / a quien Orduña rinde piadosa / ferviente culto de adoración.

¡Gracias Madre!, finalmente, porque como consecuencia de la pandemia, nos has ayudado a potenciar la Iglesia Doméstica. Así nos lo han pedido el Papa y nuestros Obispos. Así lo están facilitando nuestros sacerdotes. Seguro que en muchos hogares de Orduña, hoy te cantamos unidos: De la Antigua la Virgen cantemos / .la más dulce plegaria de amor, / y a sus plantas benditas vayamos, / nuestra Madre es la Madre Dios. / A la Antigua, fervientes devotos, / a su trono de gracia subid, / los latidos del alma nos dicen / que la Madre Dios se halla aquí. (BIS)

Como siempre en el Santuario, no puedo marcharme sin pedirte algo, Madre ¡que pronto puedas en la Antigua rezar oírnos! Mientras tanto, te miro por la ventana para verte físicamente en el Txarlazo. La ciudadanía de Orduña, somos unos privilegiados, porque aunque no podamos acudir a verte al Santuario, con levantar la vista te vemos en el monumento del monte; te sentimos arroparnos con tu manto y cobijarnos en él. El beso es lo único que no va a ser virtual, porque aunque no sea a Tu medalla ¿en qué hogar de Orduña no existe una imagen tuya que podamos besar?

Pero hoy, tengo que encender las velitas en casa… pero… no me importa… reitero, ¡Gracias Madre por todo! Amén.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar