Ante la grave crisis que estamos viviendo y mientras dure ésta, la página Web creada y mantenida por la Santa Escuela de Cristo de Orduña, viene recogiendo las oraciones y meditaciones que nos pueden servir como plegaria y reflexión para los Hermanos y Hermanas de la misma.

En esta ocasión, queremos junto a otros medios de la Comunidad de Santa María de Orduña, Ruzabal y Arrastaria, facilitar a sus Hermanos y Hermanas y a todas las personas devotas de Nuestra Señora de la Antigua, Patrona de nuestra Ciudad, la preparación por medio de la novena para poder vivir adecuadamente su fiesta de Otxomaio y Nuevemayo 2020.

 

 

REGINA CAELI

V: Regina caeli, laetare, alleluia.

R: Quia quem meruisti portare, alleluia.

V: Resurrexit, sicut dixit, alleluia.

R: Ora pro nobis Deum, alleluia.

V: Gaude et laetare Virgo María, alleluia.

R: Quia surrexit Dominus vere, alleluia.

ORACIÓN PARA TODOS LOS DÍAS

Te saludamos, Virgen Santa de la Antigua y te veneramos como Madre de Dios y Madre de los hombres.

Tu advocación de «La Antigua» nos recuerda que la actual Ciudad de Orduña, tuvo otro emplazamiento anterior, junto a esta iglesia dedicada a ti, Virgen María. Y ya en aquel viejo templo, nuestros antepasados te rezaban y ponían en Ti su confianza, como madre amada de La Antigua. Con devoción se postraban delante de esta misma imagen tuya, que nosotros contemplamos con cariño.

Unidos a nuestros mayores, venimos a tu presencia para felicitarte, porque has sido escogida por Dios con amor y porque Tú respondiste con fidelidad total.

Y venimos para rogarte que intercedas por nosotros, convencidos de que tu oración es valiosa para alcanzar los favores espirituales y corporales, de la bondad tu Hijo nuestro Señor. Que vive y reina por los siglos de los siglos. Amén.

 

  • INTENCIÓN PARA EL OCTAVO DÍA: LA IGLESIA, EL PAPA, LOS OBISPOS, LOS SACERDOTES Y LAS ASOCIACIONES RELIGIOSAS

 

SANTO ROSARIO

  • Misterios gloriosos

 

Antes de la Letanía, se canta tres veces:

V: Que eres Madre del amor, todo el mundo lo atestigua.

R: Madre amada de la Antigua, no nos niegues tu favor. (3 Ave María).

 

  • Letanías.

 

ORACIÓN – MEDITACIÓN PARA EL DÍA OCTAVO

 

“El que no nazca de agua y de Espíritu no puede entrar en el reino de Dios”. Juan 3,5.

 

Madre, al llegar ya a los últimos días de la novena, teniendo presentes el resto de intenciones que hemos ido poniendo sobre el altar de tu Hijo; hoy queremos preocuparnos y pedirte por la nueva hora que también le llega a la Iglesia, al Papa, a los obispos, a los sacerdotes y a las asociaciones religiosas.

Madre, una trayectoria de más de dos mil años, unas tradiciones centenarias que tienen que vivir en y para el mundo de hoy. Como a lo largo de la Historia, también en este momento, estamos teniendo que aprender a vivir una nueva manera, adaptándonos a los tiempos presentes y estando a disposición de las necesidades de los hermanos y hermanas.

Ayúdanos Madre, a hacer realidad estos sueños. A mantener viva la esperanza de nuestro bautismo y colaborar con tu Hijo en la construcción de un mundo mejor. Es duro el tiempo que nos toca vivir, pero con Su ayuda y Tu intercesión confiaremos en el Espíritu.

Madre, Tú lo sabes, a Ti te pasó, Tu viviste que sólo el Espíritu Santo es quien hace nacer de nuevo y hace nuevas todas las cosas. Amén

 

OFRECIMIENTO PERSONAL Y PETICIÓN DE GRACIAS A LA VIRGEN.

 

CANTO PROPIO DEL DÍA OCTAVO

(de Pedro Fernández de Aguirre – T. Guillín)

TU ERES DE ORDUÑA RICO TESORO,

LA SANTA IMAGEN QUE VENERAMOS

LA TIERNA MADRE QUE TANTO AMAMOS,

FELIZ REFUGIO DEL PECADOR. sin repetición

Escucha al pueblo que te consagra

de sus hogares la fe sincera,

con cuanto vale la vida entera,

con cuanto vale todo su amor. (bis)

TU ERES DE ORDUÑA…  sin repetición

 

ORACIÓN CONCLUSIVA

Santa María: sabemos que a todos los que acudieron a Ti en sus necesidades y peligros, Tú les atendiste como Madre, les libraste siempre y les socorriste. Animados por tu gran bondad, también nosotros llegamos a tu presencia. Tú ves mejor que nosotros los peligros espirituales que nos acechan y las dificultades materiales en que estamos envueltos. Ayúdanos siempre y danos fortaleza para seguir con fidelidad a tu Hijo Jesús. Que vive y reina por los siglos de los siglos. Amén.

 

ORACIÓN DEL PAPA ANTE EL CORONAVIRUS

“Oh María, tú resplandeces siempre en nuestro camino

como signo de salvación y de esperanza.

Nosotros nos confiamos a ti, Salud de los enfermos,

que bajo la cruz estuviste asociada al dolor de Jesús,

manteniendo firme tu fe.

Tú, Salvación de todos los pueblos,

sabes de qué tenemos necesidad y estamos seguros que proveerás,

para que, como en Caná de Galilea,

pueda volver la alegría y la fiesta después de este momento de prueba.

Ayúdanos, Madre del Divino Amor,

a conformarnos a la voluntad del Padre y a hacer lo que nos dirá Jesús,

quien ha tomado sobre sí nuestros sufrimientos

y ha cargado nuestros dolores para conducirnos,

a través de la cruz, a la alegría de la resurrección.

Bajo tu protección buscamos refugio, Santa Madre de Dios.

No desprecies nuestras súplicas que estamos en la prueba

y libéranos de todo pecado, o Virgen gloriosa y bendita”. Amén.

 

CANTO FINAL

De la Antigua la Virgen cantemos

(Himno)

De la Antigua la Virgen cantemos

la más dulce plegaria de amor,

y a sus plantas benditas vayamos,

nuestra Madre es la Madre Dios.

A la Antigua, fervientes devotos,

a su trono de gracia subid,

los latidos del alma nos dicen

que la Madre Dios se halla aquí. (BIS)

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar