ORACIÓN – MEDITACIÓN al Cofundador de la Escuela de Cristo

 

Cuando se hizo pública la beatificación del Venerable Juan de Palafox para el día 5 de junio de 2011, se anunciaba también que la celebración de su memoria sería cada día 6 del mes de octubre.

Las Santas Escuelas de Cristo, reconociendo la redacción y gestión de sus Constituciones, lo declararon como su cofundador en reunión de Congregación General, a mediados del siglo pasado.

En Orduña se recibió con gran alegría el anuncio de la beatificación y durante un año, la Junta de Ancianos, elaboró un programa de preparación para la efemérides, que culminó con el desplazamiento de numerosos Hermanos y fieles a El Burgo de Osma.

Después, desde la Escuela de Orduña, se ha seguido difundiendo la figura de Palafox en los medios y diferentes foros: su biografía, el contenido de su pastoral en América y en España, su obra literaria, su obra política y la defensa de los indígenas en aquellos tiempos de posconquista.

En ese tiempo, hemos dado gracias al Maestro por tan insigne discípulo, preclaro defensor de la importancia de los laicos y de la importante misión que éstos tenían entonces y tienen hoy en el trabajo de la Iglesia.

Y tras la acción de gracias, hemos seguido insistiendo en la petición de la intercesión del Hijo, el Maestro de la Escuela, ante el Padre para que pronto inscriba el nombre de nuestro antecesor en el Libro de los Santos.

A pesar de la pandemia y las limitaciones y restricciones, celebramos el pasado junio, con humildad y sencillez, pero con dignidad el X aniversario de la beatificación. Hoy, en el día de su memoria, parece que estamos algo mejor que entonces en lo que respecta al COVID y, desde la Junta, hemos podido preparar dos acciones que quedaron pendientes para junio.

Esta tarde se bendice y entroniza el cuadro con la imagen del beato Palafox. Su colocación en el presbiterio del Oratorio –junto a la imagen de nuestro patrono San Felipe Neri– sirve para tener presente su emotiva mirada cada vez que recemos ante el altar que preside la Madre Dolorosa. La conocida y familiar imagen de Palafox, que figuraba en el gran lienzo desplegado el día de la beatificación (gigantografia), ha sido reproducida por la autora de la misma, Sor Francis Robles. Es Hermana Agustina y reputada artista en el arte sacro a nivel nacional e internacional del Monasterio de la Conversión (Ávila). Además del aspecto devocional, con el cuadro se mejora el Patrimonio Material que la Escuela ha ido recopilando a lo largo de los siglos.

En la misma función se presentará la obra El beato Palafox y la Santa Escuela de Cristo. Libro que en sus trescientas dos páginas aparece la recopilación de lo trabajado en la Santa Escuela de Cristo de Orduña hace diez años con motivo de la beatificación de Don Juan de Palafox. Sus autores han donado los derechos de emisión a la Escuela para que continúe con su programa de restauración patrimonial. Estará en las librerías de la Ciudad donde se facilitará un ejemplar previo donativo de 10 euros, cantidad sensiblemente inferior al precio de venta al público aconsejado por la editorial.

En este día en que damos al Padre gracias por darnos a su Hijo, nuestro Maestro. Gracias por la institución de la Santa Escuela de Cristo. Gracias por su llegada y presencia ininterrumpida en nuestra Ciudad de Orduña. Gracias, porque la intercesión de nuestra titular, la Madre Dolorosa, y nuestro Santo Patrón San Felipe Neri, ha hecho que se transmita la fe y el ideario fundacional de generación en generación por tres siglos largos.

Pedimos también a tan misericordiosos intercesores para que continúen pendientes de ayudarnos en esa transmisión y terminamos, un día más, una vez más con la

 

ORACIÓN PARA LA CAUSA DEL BEATO JUAN DE PALAFOX

Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo,

te damos gracias porque has querido darnos

en el obispo Juan de Palafox y Mendoza

un modelo de pastor bueno y fiel,

entregado al servicio de la Iglesia

y al bien de los más pobres y necesitados;

glorifica en tu Iglesia a este siervo tuyo

que gastó su vida por tu gloria y

por la salvación de los hombres y,

glorifícale con los signos que reservas

a los elegidos para bien de tu Iglesia.

Te lo pedimos por Jesucristo, tu Hijo,

y por intercesión de su Madre Santísima. Amén.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar